Ultrasonido…el mismo cuento del placebo

Resultado de imagen para ultrasonido terapeutico

Según Rodríguez, en la 3ª edición de su libro de electroterapia en fisioterapia, nos dice que “la ultrasonoterapia quizá sea la técnica más complejo y difícil de la eletroterapia.” También nos menciona que “no se trata de aplicar los ultrasonidos un ratillo, pero no mucho porque salen caros…”

Me parece muy acertado lo que menciona este autor, ya que muchas veces entre los fisioterapeutas se dice que “el ultrasonido es puro placebo”, “no sirve para nada” e incluso “no lo uso porque me da flojera”, pero muchos no entienden como aplicar el ultrasonido de manera correcta para poder obtener resultados adecuados.

Para generar los ultrasonidos se aprovecha un fenómeno físico basado en el hecho que de algunos minerales tienen la característica que al ser sometidos a un impulso eléctrico este se deforma de manera tal que genera la onda del ultrasonido. Este fenómeno se denomina efecto piezoeléctrico invertido. La frecuencia del ultrasonido dependerá de la frecuencia de la corriente.

Ya que el aire es mal conductor de ultrasonidos, se debe aplicar un gel a base de agua para que no exista perdida en la continuidad de solución entre la piel y el cabezal del aplicador. El gel debe tener ciertas caractertícas como ser un buen conductor, facilitar el deslizamiento, no transformarse en grumos ni resecarse o irritar la piel.

Otro modo de aplicación del ultrasonido es a través del agua, lo que se denomina como terapia subacuática. Esta se utilizará principalmente en zonas donde existan mayor cantidad de prominencias óseas como la mano o el pie, principalmente. Se coloca el área a tratar en una cubeta con agua y se aplica el cabezal a una distancia de 1 o 2 cm de la piel, pero debe mantenerse la precaución de evitar burbujas de aire que se van depositando sobre la piel tratada y hacerlas desaparecer.

De igual manera, es importante considerar que la aplicación puede ser móvil o estática (fija) y eso determinará la cantidad de energía que depositaremos en el tejido durante su aplicación. Se recomienda que en la aplicación móvil, el cabezal debe permanecer en contacto con la piel, realizar movimiento lentos de manera circular (algunos autores describen que tiene que ser un círculo por segundo) y ejercer una suave presión, a mi parecer la presión debiese ser como cuando uno borra con una goma de borrar. Respecto a esto, Rodriguez nos menciona que es mejor marcar un cuadro con una cinta para entregar la misma cantidad de energía en la zona a tratar.

Debemos tener cuidado en la aplicación fija, ya que podemos acumular excesiva cantidad de energía en un punto generando dolor, sobre todo cercano a superficies óseas, ya que el hueso absorbe mayor cantidad de energía ultrasónica.

La entrada siguiente hablaré sobre como genera efectos el ultrasonido y algunos artículos sobre los efectos del mismo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s