Corrientes de estimulación muscular ¿cuál es mejor?

BLOG

Considero que es fundamental que los fisioterapeutas conozcan las diferentes corrientes excitomotoras y que podamos establecer objetivos claros de tratamiento, con las mismas.

Uno de los fenómenos que produce la aplicación de corrientes eléctricas sobre el organismo consiste en conseguir que los músculos en tratamiento se contraigan de manera involuntaria. Este tipo de contracción no es fisiológica, ya que genera una estimulación sincrónica de las fibras musculares bajo el electrodo, acelerando el proceso de fatiga.

Cuando la musculatura posee una capacidad de trabajo adecuada (normal o en patología leve), es posible generar estimulación de las fibras nerviosas eferentes o directamente sobre la placa motora, con corrientes de baja o mediana frecuencia. Estas pueden ser reguladas en frecuencia, intensidad, y trenes de estimulación modulada en rampas. Al respecto de esto último, se reserva la expresión de “reposo” para el tiempo entre pulso y puso dentro del tren; y el tiempo entre rampa y rampa le llamaremos descanso o pausa.

Es importante tener en cuenta que, la contracción muscular provocada puede ir desde una mínima contracción perceptible hasta una contracción muscular con riesgo de rotura muscular.

En los comienzos de la electroterapia se usó las corrientes farádicas (corriente galvánica interrumpida), sin embargo en la actualidad se utilizan otras corrientes como las corrientes de baja frecuencia como el EMS (ondas cuadrangulares bifásicas), pudiendo ajustarse a frecuencias entre 10 y 100 Hz. Además tenemos la corrientes rusas o de Kots, que son de media frecuencia moduladas en baja frecuencia entre 10 y 90 Hz.

Según el tipo de fibra muscular que se quiera estimular será la frecuencia recomendada. Al respecto, las fibras lentas se estimularán con frecuencias más bajas y las fibras más rápidas (tipo II), se activan con frecuencias más altas, dentro del rango mencionado anteriormente. En este punto, existe discrepancia entre algunos autores de cuáles son las frecuencias utilizadas para cada tipo de fibras musculares.

Por las intensidades necesarias para estimular el músculo, se genera bastante incomodidad sensitiva. Sin embargo al utilizar corrientes de media frecuencia (Kots o Interferenciales) esta percepción disminuye, en comparación al EMS (equipos portátiles), lo que permite que la estimulación sea más intensa y profunda, que resultará en una mayor inducción de la fuerza de contracción muscular. Sin embargo Brasileiro (2000), demostró que no hay diferencia entre la capacidad de torque generada por una u otro tipo de corrientes. Plantea que las dos producen índices de torque próximos a lo recomendado para un fortalecimiento muscular inducido eléctricamente.

Teniendo en cuenta todo esto, es importante tener claro cual será nuestro objetivo de tratamiento con la utilización de corrientes excitomotoras. Personalmente, considero que nuestro objetivo debiese ser la reeducación muscular, ya que muchas veces nuestros pacientes tiene alterada la capacidad de contracción adecuada, de un grupo muscular de manera coordinada.

El fortalecimiento como tal, es una etapa posterior a la rehabilitación, que la debe llevar un entrenador o coach en el gimnasio y debe ser trabaja con estímulos de cargas.

Inserto en este medio, me he dado cuenta que existen equipos portátiles que tienen ambas corrientes dentro de su “arsenal terapéutico”, sin embargo y como lo mencionaba antes me parece innecesario, porque su finalidad es la misma y los resultados (a pesar de que son solo dos estudios de Brasileiro), son similares. Entonces mi pregunta es, ¿para que tener dos cosas que tienen el mismo efecto?

5 respuestas a “Corrientes de estimulación muscular ¿cuál es mejor?

  1. El término electrogimnasia me agrada en lo personal para aplicar este tipo de terapéutica, y de acuerdo contigo sobre el uso de corrientes rusas y ems.

    Me gusta

      1. Corriente excitomotora más trabajo muscular consciente, aumentamos el reclutamiento fibrilar, y por consiguiente, exacto el comentario, la acción motora, que necesitamos para incrementar la funcionalidad, dependiendo el caso clínico que se atienda. Saludos.

        Le gusta a 1 persona

  2. Y hablando de un sistema de electro estimulación en caminado a lo que llamamos electro analgési más específico en TENS, que modalidad tipo TENS puede ser la más apropiada, en un caso agudo y crónico. Ya que he notado que muchos en la rama llegan a utilizar demasiado este tipo de corrientes con cualquier tipo de molestia ya sea a un nivel muscular o articular.

    Me gusta

    1. Hola Pedro. A mi consideración el TENS es una herramienta más dentro del abanico de posibilidades que nos entrega la electroterapia como método analgésico. Dependiendo el origen del dolor, puede utilizarse el TENS y con muy buenos efectos clínicos. En lo personal, me gusta mucho usar las corrientes galvánicas, no tanto como método analgésico, sino por sus efectos químicos. Respecto al dolor agudo se describe que la utilización de una frecuencia de 100 Hz o 150 Hz, ayuda en el dolor agudo y una baja frecuencia (1-4 Hz) puede ser útil en el dolor más crónico.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s